Per a l’alzheimer, millor moure’s

Fuente: Diario ABC

El ejercicio físico diario puede reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer, incluso en personas mayores de 80 años de edad, según un estudio publicado en Neurology.

Según el trabajo, no es sólo el hecho de hacer ejercicio, sino también otras actividades como cocinar o lavar los platos son actividades que asocian con un riesgo reducido de alzhéimer. «Estos resultados apoyan los esfuerzos para fomentar la actividad física, incluso en personas muy mayores que no podrían ser capaces de participar en el ejercicio formal, pero que todavía puede beneficiarse de un estilo de vida más activo», asegura Aron S. Buchman, del Rush University Medical Center en Chicago (EE.UU.).

El trabajo registró la actividad física diaria durante 10 días de 716 personas, con una edad media de 82 años, mediante el uso de un actígrafo o sensor de actividad situado en la muñeca. Además se valoró su capacidad de memoria y de pensamiento. Durante el estudio, 71 personas desarrollaron alzhéimer.

Valoración objetiva
Buchman destaca que este es el primer estudio que utiliza una medición objetiva de la actividad física, «algo muy importante porque las personas no son capaces de recordar los detalles correctamente».

La investigación mostró que las personas con una actividad física diaria inferior al 10 por ciento tenían más del doble de probabilidades de desarrollar alzhéimer que aquellos que superaban esta cifra.

El actígrafo recogía cualquier actividad física, como lavar los platos, jugar a las cartas e incluso mover una silla de ruedas con los brazos. «Cualquiera de estas actividades se asociaba con un menor riesgo de alzhéimer», explica Michal Schnaider-Beeri, de la Mount Sinai School de Medicina en Nueva York (EE.UU.), en un editorial que acompaña al trabajo.

Anuncios